lunes, 3 de enero de 2011

“...Y NO ME BESO PORQUE NO ME LLEGO”: Thomas Alva Edison la tarde del 21 de octubre de 1.879, tras la presentación pública de la lámpara incandescente con su original filamento de bambú carbonatado.

Extraordinario inventor y fenomenal emprendedor ya que no sólo inventaba constantes aparatos y artilugios (alrededor de 1.900 patentes a lo largo de toda su vida) sino que además los hacía dinero con rapidez en cualquiera de las múltiples empresas que creó a lo largo de su existencia con ese objeto. En realidad no desperdiciaba ni una sola oportunidad de “hacer caja”.

Cabe decir que, como se observa según sus facciones, era un pertinaz investigador: gesto cordial y abierto, frente ampliada capaz de contener muchas ideas y un entrecejo fruncido originado por su obstinamiento en alcanzar sus objetivos, aunque a los ocho años el profesor lo tildara de alumno “estéril e improductivo”, cosa que no evitaría que el gobierno de los EEUU calculase que había contribuido con un promedio de 30 millones de dólares anualmente durante medio siglo a la riqueza nacional...

En cierta ocasión, durante la presentación de su lámpara tras conseguir que su original filamento incandescente de bambú carbonatado durase 48 horas seguidas, un impertinente periodista le preguntó por sus cientos de fracasos. Esto le valió para responderle con cierta ironía: "No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de como no hacer una bombilla" y mientras tanto, pensando en su ingeniosa respuesta, se decía para sí “...Y NO ME BESO PORQUE NO ME LLEGO”, algo que no llegó a transcender ya que no fue escuchado por nadie.

Y es que el genio de la lámpara maravillosa no fue el de Aladino sino este americano de pro al que realmente le debemos en gran parte “las muchas luces que tenemos”.


Frases célebres de Thomas Alva Edison:
http://es.wikiquote.org/wiki/Thomas_Alva_Edison

Biografía de Thomas Alva Edison:
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/e/edison.htm






Música preferida: Anoushka Shankar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada