viernes, 12 de octubre de 2012

SI NO LO VEO NO LO CREO: Pierre-Jules-Hetzel, editor, a JULIO VERNE mientras redactaba la carta con la que le rechazaba la publicación de su novela "París en el SIglo XX". Diciembre de 1.863.




Julio Verne rechazó, en la entrevista que le hizo Robert H. Sherad en 1.903, ser un escritor de ciencia ficción argumentando que:
  • "Yo hago uso de la Física, pero él (en referencia a su coetáneo el inglés H.G.Wells) inventa. Yo voy a la Luna en una bala, disparada por un cañón. No hay invención alguna. Él viaja a Marte en una aeronave de metal que anula la ley de gravitación. Eso está muy bien, pero, muéstreme ese metal.".
De hecho, unos años antes, por 1.863 y para dejar constancia de su habilidad en el terreno de crear historias en otros estilos, se le ocurrió escribir una novela absurda en los más puros términos de fantasía aplicables a la ciencia ficción en la que narrar cosas absolutamente increíbles y de un interés nulo para el ser humano y le remitió a su editor la novela llamada "París en el Siglo XX" en la que narraba toda una serie de barbaridades científicas, incapaces de ser llevadas a cabo por los humanos por su inutilidad, pero que dejaba constancia de su habilidad para redactar una historia increíble, en la más pura ciencia ficción y en la que escribía cosas tan absurdas como:

  • Si bien ya casi nadie leía, por lo menos ya todo el mundo sabía leer e incluso escribir
  • No había hijo de artesano ambicioso, de campesino desplazado, que no pretendiera un puesto en la Administración.
  • La mayor parte de los innumerables coches que surcaban la calzada de los bulevares lo hacían sin caballos; se movían por una fuerza invisible, mediante un motor de aire dilatado por la combustión del gas.
  • Serás mayor de edad a los dieciocho.
  • Se comprende que en esa época de negocios el consumo de papel aumentase en proporciones inesperadas (...); los bosques ya no servían para calefacción, sino para la impresión.
  • Ya no hay mujeres (...) se han pasado al género masculino y ya no merecen la mirada de un artista ni la atención de un amante.
  • ¡Concierto eléctrico! ¡Y qué instrumentos! (...) doscientos pianos comunicados entre sí a través de una corriente eléctrica tocaban juntos de la mano de un solo artista.
  • Ya no cortaban la cabeza a nadie. Le fulminaban con una descarga.
  • En efecto, el primer vagón llevaba entre las ruedas unos imanes situados a la derecha y a la izquierda del tubo, muy cerca pero sin tocarlo. Estos imanes actuaban a través de las paredes del tubo de disco de hierro. Éste se deslizaba y lo arrastraba al tren; el aire comprimido no podía escapar…
  • El envío de facsímiles a 10.000 km de distancia mediante señales eléctrica o una “red telegráfica mundial” capaz de comunicar a las personas desde cualquier parte del mundo ya que cubría la superficie completa de los continentes y el fondo de los mares…
  • Esos coches de gas consumían grandes cantidades de hidrógeno…
Y así con una innumerable cantidad de ideas absurdas, incapaces de convencer a nadie de su posible realidad futura.

Cuando el editor terminó de leer la novela, pensó "si no lo veo no lo creo" y entonces le escribió a Julio Verne mostrándole su total desacuerdo respecto a la edición de dicho manuscrito indicándole textualmente:

  • "¿Hace falta decírselo?, este libro es casi el de un niño, el de un principiante, el de un hombre que va como un abejorro contra una ventana."


Por tanto, y ante los consejos desalentadores de su sabio editor, comprendió que todas aquellas "ocurrencias" no tenían ningún sentido por lo que abandonó el manuscrito en el rincón más oscuro de su caja fuerte esperando que allí se pudriera por sí solo sin tener que "echarlo" él mismo al fuego, antes de que su conocimiento por el público le llegara a desprestigiar como escritor.

Años más tarde, en 1.989, su descendiente Jean Verne localizó la novela en el interior de una caja fuerte y en 1994 fue publicada en varios idiomas.

He aquí algunos enlaces de interés:


Para quién tenga interés, he aquí la descarga de la novela:
17 capítulos. Escrita en 1863.
Paris au XXe siècle, editada por Piero Gondolo della Riva, Paris, Hachette / le cherche midi éditeur, 1994, 217 páginas, 2 ilustraciones y una cubierta de François Schuiten.

Y finalmente algo de música de Muyayos de Raiz, con un fondo visual fantasioso:



1 comentario:

  1. MUY interesante,lo publicaré en mi blog http://julesverneastronomia.blogspot.com

    ResponderEliminar